Managershelp.com - Business Management - Business Administration

Bookmark and Share

 

La Administración Científica de Frederick W. Taylor - Parte 4

Parte 1 - Parte 2 - Parte 3

¿Poderoso caballero, Don Dinero?

En la traducción completa de Principios de Administración Científica editada por El Ateneo, Biblioteca de Ciencias Económicas, Buenos Aires, Taylor menciona la "Psicología del obrero". Al respecto establece dos grandes elementos motivantes del trabajador (aunque el incentivo monetario es el principal y excluyente):
El concepto de tarea, es decir que al tener el obrero una tarea claramente delimitada y exigente, tenderá a cumplir con la misma. Esto coincide, en cierto aspecto, con la teoría de la fijación de metas establecida por Edwin Locke en la década de los años sesenta, la cual establece que metas específicas y difíciles conducen a un mejor desempeño. Pero para Taylor esto surte efecto siempre y cuando se cumpla con el siguiente elemento motivador:
El concepto de hombre racional y económico. En todas las obras de Taylor está omnipresente y arraigada la creencia de que lo que motiva al trabajador es, sencilla y prácticamente, la remuneración económica; es decir lo que algunos autores califican como una concepción de un Hombre Racional y Económico.
De tal manera que si lo que impulsa al trabajador es el dinero, para obtener su mayor esfuerzo bastará con una remuneración relacionada a su productividad y/o con la amenaza de la pérdida de tal remuneración.

Testimonios de Taylor Ante la Comisión Especial (enero de 1912)

El modelo taylorista fue resistido y dio lugar a fuertes controversias. Tanto fue así, que la Cámara de Representantes de los E.E.U.U. conformó en 1911 una comisión especial "Para investigar el Sistema de Taylor y otros de Administración de Talleres", y en especial los graves conflictos que se habían generado en un arsenal del Estado. (Según Pini "Taylor estuvo lejos de obtener éxito en la parte más ambiciosa de su concepción: el bienestar social a través de una mayor productividad. Ésta se alcanzó, pero en lugar de obtener la cooperación entre empleados y trabajadores, recogió oposiciones y críticas, en particular de los medios sindicales y hasta del gobierno federal, que en 1917 prohibió la aplicación de las técnicas tayloristas en algunas plantas estatales"). Según Merrill: "En enero de 1912, después de muchas audiencias durante las cuales Taylor creía que la administración científica había sido falseada y tergiversada, tomó la palabra y rindió el testimonio":

"La administración científica no es ningún plan de eficiencia... ni una forma nueva para pagar a los obreros; no es un sistema de pago a destajo; no es asignar un cronómetro a un trabajador y poner por escrito los datos referentes a él; no es un estudio de tiempos; no es un estudio de movimientos ni un análisis de éstos en los sujetos... No es dirección dividida ni dirección funcional... El hombre medio piensa en una o más de estas cosas cuando escucha las palabras administración científica, pero la administración científica no es ninguna de esas invenciones. No estoy hablando con desprecio de los sistemas... lo que
estoy haciendo resaltar es que esos planes, en todo o en parte, no son administración científica; son anexos útiles de la administración científica...".
"En esencia, la administración científica implica una revolución mental por parte de los trabajadores... en cuanto a sus deberes respecto a su trabajo, a sus compañeros y a sus patrones. E implica la revolución mental igualmente completa por parte del sector directivo,... sin esta revolución mental, completa en ambos lados, la administración científica no existe."

Managershelp.com - Business Management - Business Administration

 

Legal statement - Declaración legal - Privacy Policy - Política de Privacidad - Contact / Contacto

Copyright www.managershelp.com