Managershelp.com - Business Management - Business Administration

Bookmark and Share

 

4 - Unidad de Mando

"Para la ejecución de un acto cualquiera un agente sólo debe recibir órdenes de un jefe”.
H. Fayol

“Esa es la regla de la unidad de mando, que es de una necesidad general y permanente y cuya influencia sobre la marcha de los negocios es por lo menos igual, a mi criterio, a la de cualquier otro principio; si es violada, la
autoridad se resiente, la disciplina se compromete, el orden se perturba, la estabilidad se altera... He elevado esta regla a la categoría de principio, porque la considero fundamental."

Debemos detenernos para analizar las frases que anteceden:

¿Unidad de Mando?

Recordemos que Fayol redactó gran parte de su obra, para luego publicarla en el año 1916, viviendo en un contexto -que incluía a su propio país, Francia- dónde, por lo menos desde 1908, se estaba aplicando la "Administración Científica" de Frederick W. Taylor. Más adelante en este libro nos ocuparemos de la comparación y relación entre esas dos escuelas. Fue en Francia precisamente donde se desarrolló la polémica, con respecto al principio que nos ocupa, entre "tayloristas" y "fayolistas".
Recuérdese que Taylor ubicaba en los talleres a ocho capataces, cada uno de los cuales daba órdenes funcionales a cada uno de los obreros. Conociendo esto, no es necesario saber leer mucho entre líneas, para comprender el mensaje de Fayol: “La unidad de mando es un principio cuya influencia sobre la marcha de los negocios es por lo menos igual, a mi criterio, a la de cualquier otro principio," (y a continuación el autor enumera las graves consecuencias negativas que resultan de la violación de este principio.)
Luego de significativos puntos suspensivos, Fayol reafirma: “He elevado esta regla a la categoría de principio, porque la considero fundamental."

Continuemos con lo que expone el autor: “Desde el momento en que dos jefes ejercen su autoridad sobre el mismo hombre o sobre el mismo servicio, se deja sentir un malestar, si la causa persiste, aumenta la confusión, la enfermedad aparece lo mismo que en un organismo animal molestado por un cuerpo extraño, y se observan las consecuencias siguientes:

O bien la dualidad cesa por la desaparición o la anulación de uno de los jefes y la salud social renace;
O el organismo continúa debilitándose.
En ningún caso se produce la adaptación del organismo social a la dualidad de mando. La dualidad de mando es extremadamente frecuente; ejerce sus estragos en todas las empresas, grandes o pequeñas, en la familia y en el Estado. El mal es tanto o más temible cuanto que se insinúa en el organismo social mediante los pretextos más plausibles."
Luego Fayol cita varias posibles situaciones que atentan contra la unidad de mando, tal como el caso en que una autoridad de nivel superior a la del jefe de una determinada unidad, proceda a dar órdenes al personal, dejando de lado a ese jefe respectivo: “Si este procedimiento se repite nos hallamos en presencia de la dualidad de mando y de sus consecuencias: hesitación en el subalterno, confusión, choque de intereses opuestos, disgusto en el jefe dejado de lado, desorden en el trabajo."

“Veremos luego que es posible apartarse de la vía jerárquica, cuando es necesario, evitando los inconvenientes de la dualidad de mando."
En este último parágrafo Fayol hace referencia al Principio de Jerarquía, pues no se le escapa el detalle importante de que si respetamos al pie de la letra la escala jerárquica, se pueden retrasar las comunicaciones y enlentecer las operaciones. Para salvar estas situaciones, Fayol establece el camino directo, el cual veremos con más detenimiento al ocuparnos del citado principio.

Managershelp.com - Business Management - Business Administration

 

Legal statement - Declaración legal - Privacy Policy - Política de Privacidad - Contact / Contacto

Copyright www.managershelp.com